Información

EL MEJOR AMENITY DEL MUNDO

Playa Turquesa cuenta con la segunda laguna de aguas cristalinas más grande del mundo y es desarrollada con la tecnología de Crystal Lagoons.

Crystal Lagoons es una compañía multinacional de innovación que ha creado y desarrollado una tecnología patentada para la construcción y mantención de lagunas cristalinas de tamaño ilimitado, a muy bajos costos.

La tecnología de Crystal Lagoons se encuentra patentada en 190 países y ha sido comprobada en la experiencia de más de 600 proyectos en 60 países de los 5 continentes, tales como Emiratos Árabes Unidos, Egipto, Rusia, España, Estados Unidos, México, Colombia, Brasil, Argentina, Perú, Chile, Paraguay, Tailandia, Indonesia, Singapur, Sudáfrica, entre otros.

Crystal Lagoons realiza el mantenimiento de todas las lagunas que desarrolla a través del Centro de Control de Crystal Lagoons (CCCL), esto asegura una excelente calidad del agua todos los días del año.

ECONOMÍA Y ECOLOGÍA

Crystal Lagoons ha desarrollado una tecnología pionera, innovadora, reconocida internacionalmente y sustentable con el medio ambiente. Algunas de las ventajas más importantes que ofrece la tecnología de Crystal Lagoons son la construcción y sustentación de lagunas cristalinas en armonía con el medio ambiente, utilizando un mínimo de químicos y reducido consumo de agua y de energía.

La tecnología de control de evaporación de Crystal Lagoons utilizada en las lagunas, reduce hasta en un 70% la evaporación natural y el consumo de agua. Con la tecnología de control de evaporación, el consumo de agua de una laguna cristalina de tamaño promedio puede llegar a ser hasta 40 veces menor que el de un campo de golf.

Una ventaja adicional es que las lagunas pueden captar el agua de lluvia directa, reduciendo así la cantidad de agua necesaria para compensar la pérdida por evaporación. En algunas zonas de lluvias intensas, se estima que las lagunas pueden llenarse sólo con el agua de lluvia.

Así mismo, emplean hasta 100 veces menos químicos que los sistemas tradicionales de desinfección de piscinas y agua potable, y sólo el 2% de la energía que requieren las tecnologías convencionales de filtrado.